La osteopatía es un sistema terapéutico manual basado en que el cuerpo humano es una unidad mecánica vital, cuyos componentes estructurales y funcionales están interrelacionados, tienen la misma importancia, y son capaces de organizarse hacia la resolución de problemas.

Su fundador, A.T. Still (1828-1917), era médico y cirujano estadounidense. Describió un método de tratamiento basado en la búsqueda de la salud y cómo llegar a ella en el paciente.

El osteópata examina al individuo realizando una serie de test de movilidad activa, pasiva, y test ortopédicos. De este modo, trata de explicar el trastorno o la disfunción a través de una aproximación holística (global) y no sintomática. Se considera a la persona como un todo tanto en su vertiente física, como química y emocional, donde la estructura (anatomía) y la función (fisiología) son totalmente interdependientes. Eso quiere decir, por ejemplo, que un problema de mala digestión puede dar como síntoma un dolor torácico, y si no se pregunta, el paciente puede vivirlo como dos procesos separados.

No solo se tiene en cuenta la estructura o anatomía, sino que desde una aproximación global, se valora y trata al paciente teniendo en cuenta su vertiente física, emocional, y sistémica.

¿Qué no es osteopatía?

No es sólo manipular: el “thrust” o manipulación de alta velocidad. Esta es una de las técnicas más conocidas en osteopatía, y se puede llegar a obtener un alivio local y/o global. Hay muy buenos osteópatas que trabajan únicamente con técnicas estructurales. La praxis de lo que se considera una buena osteopatía, no consiste en manipular todo lo que se encuentra, sino en manipular lo que provoca el cambio.

La Osteopatía no es una especialidad de fisioterapia ni de ninguna otra disciplina. Desgraciadamente en España no está reconocida, pero en muchos otros países como pueden ser Francia o Gran Bretaña, constituye una profesión independiente con su propia definición y concepto.

Principios Enunciados por A.T. Still que definen la osteopatía

  1. El cuerpo es una unidad.
  2. La estructura (anatomía) y la función ( fisiología-funcionamiento) están interrelacionadas.
  3. El cuerpo posee mecanismos autorreguladores y autorreparadores.
  4. El cuerpo posee la capacidad inherente de defensa y auto-reparación. Por ejemplo, damos por hecho que si nos cortamos en un dedo, se deja de sangrar y se inicia un proceso de cicatrización, no hay duda de que ocurrirá, los mecanismos de autoreparación están activos a todos los niveles. Somos organismos en equilibrio que cambiamos a cada momento, y a veces en ese cambio, la adaptación, cuando el sistema está muy sobrecargado, no es posible apareciendo el dolor.

Así que mediante la exploración y anamnesis el osteópata tratará de entender el proceso por el que pasa el paciente. De este modo podrá aplicar la técnica adecuada que restaure todos estos mecanismos de autocuración.

La exploración y tratamiento osteopático en nuestro centro está a cargo de Maria José Gil, el seguimiento fisioterápico a cargo de Antonia Frontera.